Humor

En esta sección encontraras todos los libros relacionados con este genero. Te hemos dejado un buscador para que puedas encontrar el libro de una forma mucho mas comoda. También tienes una seleccion de los mejores libros que puedes encontrar en esta categoria. Te invitamos a que les eches un ojo.

Nuestro Buscador

Escribir con humor puede ser difícil para algunos autores, sobre todo para los que no se consideran graciosos. Utilice los 5 consejos para inyectar humor en su propia escritura.

¿Qué es el humor en la escritura?

El humor es la cualidad de ser divertido o cómico, y la escritura de humor es cualquier pieza de escritura que tiene como objetivo hacer reír a la gente. Mientras que algunas piezas de humor hacen reír a carcajadas, otras pueden ser simplemente divertidas o satíricas sin ser necesariamente graciosas.

5 consejos para incorporar el humor a su novela

Si eres un escritor independiente que escribe un post invitado en un blog o un ejecutivo de publicidad que intenta animar la redacción de un texto publicitario, un buen sentido del humor tiene un valor incalculable; para los novelistas, la capacidad de ser gracioso es una habilidad especialmente importante. Para los escritores de novelas, la capacidad de ser gracioso es una habilidad especialmente importante, ya que permite atraer a los lectores y hacer que el libro parezca más vivo. He aquí algunos consejos y técnicas de redacción que le ayudarán a incorporar el humor a su propia escritura:

Identifique su propio estilo de humor. Todo el mundo es gracioso a su manera. Escribir comedia requiere que identifiques tu propio sentido del humor, así como el tipo de humor que te resulta más divertido. ¿Qué películas, programas de televisión, comedias de situación y especiales de stand up comedy te hacen reír más? Puede que descubras que comparten un estilo de chistes o un punto de vista cómico similar. Piensa ahora en cómo haces reír a la gente. ¿Lo haces a través del humor de observación o de situación, en el que encuentras la comedia en situaciones mundanas y cotidianas? ¿Emplea el humor autodespectivo burlándose de sí mismo de forma desenfadada? ¿O su humor proviene de la elección inteligente de palabras, juegos de palabras, hipérboles o eufemismos? Averiguar qué es lo que le hace ser una persona divertida le ayudará a ser un escritor de novelas más divertido.

Juega con los clichés del género. La buena comedia proviene de la subversión de las expectativas, y las convenciones de los distintos géneros pueden servir como bloques de construcción para escribir humor en su novela. Tanto si se trata de una novela de suspense, como de ciencia ficción, de un romance de instituto o de libros infantiles, hay que conocer los tópicos del género lo suficientemente bien como para subvertirlos y darles la vuelta. Los humoristas saben cómo utilizar los clichés en su beneficio, dando un giro inteligente o una broma justo cuando el público espera un gran susto o una escena romántica.

Extraer material de la vida real. A menudo, los chistes y las situaciones más divertidas provienen de la vida cotidiana. Cuando te ocurran cosas divertidas a lo largo del día, empieza a anotarlas en un diario o en la aplicación de notas de tu teléfono. Haz lo mismo cuando escuches historias divertidas, un buen chiste o cualquier otra cosa que te haga gracia. Al cabo de un tiempo, tendrás un cuaderno lleno de material para reírse a carcajadas que podrás incorporar a tu escritura creativa cuando tengas un bloqueo de escritor.

Utiliza la regla de tres. La regla de tres es una regla habitual empleada por los escritores de humor y uno de los secretos más comunes de la escritura cómica. Consiste en establecer un patrón con dos ideas y luego subvertir ese patrón con una tercera idea incompatible. La tercera idea sirve de remate inesperado, utilizando el elemento sorpresa para coger al lector desprevenido y hacerle reír. Por ejemplo: "¿Puedo ofrecerte algo, cariño? ¿Un café? ¿Un panecillo? ¿Un divorcio?"

Elige con cuidado los momentos de humor. Tanto si eres un cómico como un escritor de comedia, la regla de oro sigue siendo válida: El momento lo es todo. Del mismo modo que un chiste bien colocado en un cuento o una novela puede añadir la ligereza necesaria, un chiste inoportuno puede hacer descarrilar tu historia o desinflar la tensión de una escena. Si parece que una escena funciona perfectamente sin humor, no intentes introducirlo a la fuerza. De hecho, a veces es mejor dejar tramos de la novela sin humor, porque cuando finalmente añadas un chiste, será más inesperado e impactante.