Volveremos: La Séptima Expedición

Volveremos: La Séptima Expedición es un libro para descargar gratis en EPUB, PDF y MOBI del autor/a Jake Taylor

Descarga tu Libro en Diversos Formatos:

Éste Libro se Encuentra GRATIS en Amazon.

Volveremos: La Séptima Expedición
Sinopsis:

La Séptima Expedición es la última de la serie.

Hay otra historia en el relato primordial; este trata del hallazgo de un mundo. La historia secundaria es sobre un inglés (Sir Henry Johnston) quien cayó en un volcán y fue hallado por 2 guerreros (Suchja y Dran) que forman parte a la civilización que descubrió el mundo. Estos guerreros lo salvaron y lo sostienen vivo. Mientras que espera a sus rescatistas, lee los reportes de las expediciones al mundo AcuaTerra.

Yah y la princesa Renalda han comenzado a salir juntos. A Renalda le agrada que la llamen Reny; estudia música y le agrada colorear. Yah cuestiona la reacción futura de la mamá de Reny, la reina Mella (contrincante del Imperio). «No le gustará. ¿Y a tus papás?» ella preguntó por su parte. «Quizás mi papá no afirme nada, pero mi mamá sí», respondió Yah.

Ada y Sid le detallaron a Yah que, pese a tantas solicitudes, la Séptima Expedición empezará el diez de ventoso. No hay novedades sobre quién es el dueño de la luna de AcuaTerra.

En el volcán, Suchja le afirma a Sir Henry que tiene tiempo para finiquitar de leer el estudio de la Séptima Expedición. Sir Henry le pregunta si él va a poder caminar. «Sí, caminará comunmente», le ha dicho Suchja.

La Srta. Cleft (letrada de los contrincantes) introduce el contenedor que la Osado arrojó al espacio múltiples años atrás. Los demandantes no consiguen que el objeto hallado dentro del contenedor ande. Esto agrada bastante a la comandante de la Osado, Kelah d’Nor.
Ciertas civilizaciones antagónicas requieren permiso para investigar a las plantas y animales amaestrados en AcuaTerra y asimismo a los seres editados, o sea, los timanhus. El letrado del Imperio le comunica al tribunal que las civilizaciones pueden entrar con limite a los timanhus. No los tienen la posibilidad de matar para corroborar una teoría u otra; pero sí tienen la posibilidad de conseguir el ADN con la intención de estudiarlo.
La defensa declaró que quienes conducen los llamados estudios son robots, no seres vivos. Los demandantes culpan a los cadetes de cambiar animales y transformarlos en timanhus. El juez preguntó si había lineamientos para el régimen de organismos vivos capaces. Sí, ha dicho el letrado del Imperio. Se fundamentan en un viejo tratado intitulado: Régimen Ético de Criaturas con Sabiduría Superior.
El letrado del emperador Fangus Crotal (enemigo) afirma que la auténtica razón de la atrapa de macacos fue la de transformarlos en obreros. Primero en animales obedientes, entonces en seres capaces o timanhus y por último en granjeros. Deseaban que estos seres cultivaran la tierra y criaran animales. Cuando tenían suficientes recursos, retornaron a su mundo, Zorec. La mala consecuencia fue que los timanhus desarrollaron una capacidad increíble para matarse entre sí. De ahí que deseamos estudiarlos.
Se les recordó a los nuevos visitantes que trataran a los timanhus con bastante precaución. No obstante, a determinadas civilizaciones no les importaba ni una ni otra cosa, estaban seguras de que los timanhus se matarían entre sí y hasta apostaban en la fecha.
Zaza considera que la inestabilidad y también inclinación del mundo generan cambios meteorológicos intensos que afectan los cultivos, esto tiene la posibilidad de tener graves secuelas. Los timanhus se despidieron de los cadetes, quienes retornaron a Zorec. Los cadetes estudian las 185 civilizaciones distintas en los aledaños de AcuaTerra.
Las malas acciones de Cineria clasificaron como ‘Vulneraciones Mínimas’; o sea bueno pues tras su siguiente vida, se le dará la inmortalidad y eso le dejará viajar a través del cosmos. Ella ha dicho: «Este es el cielo, esta es la eternidad, o sea la esa eterna».
Suchja se le apareció a Sir Henry en su vuelo hacia Londres y le mencionó que los productos reaparecerían tras pasar la aduana. Ella se despidió: «Adiós, Sir Henry». Un par de semanas después, su mujer llevó el diamante rosa a que lo evaluara un gemólogo quien le mencionó que el mínimo valor del diamante sería de £4,081,942 libras esterlinas.

Descarga tu Libro en Diversos Formatos:

Éste Libro se Encuentra GRATIS en Amazon.

Más Libros de Jake Taylor

Libros de Acción y aventura